Destinos, Europa, Viajes

Eslovenia: Magia en los Balcanes

Recuerdo perfectamente como surgió en mi la curiosidad por Eslovenia, cómo con muchas otras cosas fascinantes vi fotos en Pinterest, específicamente del Lago Bled. Quedé maravillada con esas imágenes y me puse a buscar un poco más sobre el país, anotándolo en mi lista definitiva de deseos viajeros. Por suerte ahora está en la lista de los Visitados y en la de los Quiero volver.

Eslovenia es un país muy chiquito ubicado en la península Balcánica. Formaba parte de Yugoslavia y es vecino de la cada vez más popular Croacia. Su capital es Ljubljana, que queda en el centro geográfico del país, lo que la convierte en un buen lugar para hacer base desde la cual recorrer los distintos atractivos a minutos (o pocas horas) de distancia. La parte negativa es que los vuelos para llegar o salir de Ljubljana son bastante costosos, ya que no es un destino popular. Nosotros llegamos en bus desde Trieste y nos fuimos (también en bus) a Zagreb.


Los tres imperdibles de Eslovenia

Ljubljana

Ljubljana es una ciudad encantadora, que aunque es pequeña, merece por lo menos dos días de exploración. Tiene un espíritu muy relajado que invita a andar sin prisa y disfrutarla paso a paso. La gente es absolutamente hospitalaria y amable, muchos hablan inglés por lo que es fácil comunicarse.
Una buena opción para conocer sobre la historia de la ciudad y las principales atracciones es hacer un Free Walking Tour, ya que el guía suele ser un local que conoce todos los secretos y los mejores lugares para visitar.
La mejor vista la encontrás en Nebotičnik (más conocido como Skyscraper), el edificio más alto de la ciudad con un bar en el último piso para disfrutar tomando una cerveza o un aperitivo al atardecer.

La bicicleta es la mejor forma para recorrer Ljubljana, se pueden alquilar en hostels o hasta en las oficinas de turismo. Aprovechala para ir a visitar el Castillo de Ljubljana y el parque Tivoli.

Bled

Es un pueblo ubicado a 54 km. de Ljubljana, a los pies de los Alpes Julianos. La isla natural con la iglesia en medio del lago es la foto más vista de Eslovenia y por escándalo su atractivo número uno. En verano se puede hacer un picnic en el pasto o en las playas, bañarse en el lago, pasear en bote y acceder a la isla. Además se puede visitar el Castillo de Bled, desde donde las vistas del lago turqueza son para enamorarse. Es todo un paisaje de cuento absolutamente imperdible.

Las Cuevas de Postojna y el Castillo de Predjama

A 53 km. de Ljubljana existe un sistema de cuevas y galerías de más de 20 km. de extensión, formada naturalmente por la disolución de distintos tipos de roca. La entrada incluye una visita guiada que combina una caminata con un paseo en tren dentro de las cuevas. Es un lugar completamente mágico de esos que te dejan con la boca abierta, me acuerdo que no podía creer como esas formas eran obra solamente de la naturaleza y el tiempo.

La entrada, nada económica pero si justificada, también incluye el traslado (ida y vuelta) y el ingreso al castillo de Predjama, el cual data del renacimiento, con la particularidad de haber sido construido dentro de la boca de una cueva. La visita al castillo consta de un recorrido con audio guía y también hay actores dramatizando situaciones de la época.

Qué comer en Eslovenia

La comida eslovena es el resultado de su historia, su geografía y su clima. Es fundamentalmente una mezcla de cocina centro europea con mediterránea y balcánica. Los platos más predominantes son las sopas, los guisos y las salchichas. Pero para mi lo más interesante de su cocina son los dulces, especialmente la Prekmurska gibanica (izquierda) y la Kremna rezina (derecha), torta típica y original de Bled.

Datos útiles

Eslovenia es parte de la Unión Europea y del área Schengen.

Moneda: Euro
Idioma: Esloveno
Clima: 20.7 °C promedio en Junio y -0.3 °C en Enero
Tax free: Para compras desde €50 en algunas tiendas
Transporte: La mejor forma para moverse dentro de Ljubljana es la bicicleta o los buses locales (el boleto se paga exclusivamente con la tarjeta Urbana -igual que la SUBE de Buenos Aires- que se puede comprar en varios puestos automáticos distribuidos por la ciudad).
Para trasladarse a los distintos puntos turísticos se puede alquilar un auto o tomar los buses que salen de la estación central, que son económicos y funcionan muy bien.

Espero volver pronto a Eslovenia para descubrir sus otros tesoros, como el valle Soča, Piran, Škofja Loka, Lipica y muchos más.

Creo que Eslovenia es magia en los Balcanes porque tiene paisajes soñados, ciudades y pueblos que parecen de película, y a cada paso me sentí en un cuento.

Leave a Reply